Seleccionar página

Reflexiones del Atlético vs Chelsea: Simeone y el ‘Antifútbol’

Reflexiones del Atlético vs Chelsea: Simeone y el ‘Antifútbol’

Atlético de Madrid recibió a Chelsea en la ida de los Octavos de Final de la Champions League 2020-21. Un duelo entre dos entrenadores de la élite que dejó reflexiones y matices tácticos sumamente interesantes.

Españoles e ingleses se cruzaron por séptima vez en una noche de competición continental. Es la segunda ocasión que se enfrentan en una fase de eliminación de Champions, desde las inolvidales semifinales de la temporada 2013-14.

Cuando el sorteo los emparejó en diciembre de 2020, sabíamos que sería de las eliminatorias más destacadas y parejas de los Octavos de Final de esta temporada. Desde entonces, cambiaron muchas cosas para ambos clubes: Para Chelsea, un cambio de entrenador y, con ello, un notable salto de calidad en el funcionamiento colectivo. Bajo la dirección de Thomas Tuchel, Chelsea ha conseguido 14 de 18 puntos posibles en la Premier League, dejando la portería imbatida en 4 de 6 encuentros, anotando 8 goles y encajando a penas 2; escalando hasta la quinta posición de la clasificación.

Por otro lado, Atlético de Madrid llegaba a este compromiso como líder de su liga, pero perdiendo una distancia importante de puntos con respecto a sus perseguidores. Con un plantel mermado por las lesiones y bajas por covid-19, Atlético de Madrid recibiría a los ‘Blues’ en Bucarest, Hungría (debido a las restricciones sanitarias que existen en España, donde no están permitiendo vuelos provenientes del Reino Unido). Además, las sensaciones de los partidos recientes del club español evidencian incertidumbre en su idea de juego.

Ahora que conocemos el contexto en el que llegaban ambos clubes, vayamos al análisis del juego:

Diego Simeone mandó un 3-5-2 [6-3-1 Defensivo], mientras Thomas Tuchel propuso un 4-2-3-1 [3-4-2-1 Ofensivo]. Hudson-Odoi fue la principal vía de ataque, generando el 41,8% de las ocasiones con rupturas y desbordes, ofreciendo amplitud y profundidad desde la banda derecha en el primer tiempo para Chelsea.

Primer Tiempo: El ‘Cholo’ lleva el encuentro donde quería

Este tipo de partidos/eliminatoria a Simeone se le dan muy bien. Mantener el arco a 0 en casa es su prioridad, esto es fundamental a la hora de analizar este tipo de encuentros, porque ante este tipo de rivales el ‘Cholo’ entiende que le van a llegar, que será un partido donde dada la calidad y características de ambos conjuntos, las cantidades de ocasiones van a estar cuando menos equilibradas. Es decir, objetivamente no visualiza un partido con un Atlético generando muchas más ocasiones que el rival. Entonces su plan es el de – casi – siempre, una vez asumiendo que el rival le va a llegar, tratar de que esas llegadas sean lo menos ventajosas posibles.

Y en los primeros 45′ lo consiguió. Atlético de Madrid arrancó el partido dubitativo y confundido, pero luego se fue asentando, partiendo de una última línea muy ancha (6-3-1) donde evitó que los de Tuchel encontraran ventajas posicionales. Con esto obligó al Chelsea a depender de alguien que saliera del guión para poder generar peligro. En este apartado, Mason Mount lo hizo muy bien desde su movilidad. Los ‘Blues’ dependían de genialidades que rompan el bloque, como Giroud en par de descargas/apoyos sutíles y, evidentemente, el gol del triunfo.

Fase Ofensiva Nula

Si bien el plan defensivo estaba desarrollándose con maestría, a la fase ofensiva le faltó ser más reactiva. Simeone sumó mucha gente en su última línea, generando superioridad numérica y una barrera defensiva muy densa. Pero al momento de la recuperación, era muy baja y lejos de Luis Suárez, el hombre de referencia en ataque. Los recorridos eran muy largos y los hombres encargados de la creación (Joao Félix, Lemar, Koke) nunca encontraron la manera de respaldar al uruguayo por la premisa de mantener un bloque bajo compacto.

Simeone tenía un objetivo. El fin era el 0-0. No recibir goles. Ese 6-3-1 con dos de los que pueden correr (Llorente y Correa) y Lemar incrustado en el lateral izquierdo en la línea de 6 y un ‘9’ sin amenaza al espacio alejaba al Atlético del gol, pero con el 0-0 ya ‘iban ganando’ y así defendían más y mejor.

Segundo Tiempo: Genialidad de Giroud desactiva el plan

En fútbol, todo plan conlleva un riesgo. Hay quienen defienden un marcador a partir de la presión alta, aceptando que existen variables incontrolables que le pueden exponer atrás, igual que el que defiende cerca de su arco se expone a un rebote endemoniado de un disparo intrascendente o una jugada circunstancial le cambie los planes. Esto último fue lo que movió el marcador en el Púskas Arena.

Atlético concedió poco, pero el gol le llegó sin merecerlo. En partidos recientes de liga, con un plan idéntico, metió la primera que tuvo y cerró el partido. Dinámicas. Pero se juzga por el resultado: Eran genios y defendían como en la temporada 2013-14 hasta el gol de Giroud.

Por un tema moral, supongo, se definen socialmente paradigmas del juego como buenas o malas, dignas o indignas, por el mero hecho de serlo, cuando no es la forma de defender un resultado lo que determina el porcentaje de éxito, sino el nivel de ejecución de dicha idea. La vida no es una película con héroes y villanos, solo personas que hacen lo que más les conviene para lograr sus objetivos, es cuestión de percepción.

Chelsea tuvo la pelota, manejó el partido y tuvo también ocasiones de gol, sobre todo por banda derecha, donde Mount y Hudson-Odoi (joyitas de Lampard) buscaron a Lemar insistentemente. El Chelsea insinuó la portería de Oblak un par de veces con verdadero peligro, pero los de arriba no encontraban ni tiempo ni espacio para inquietar al arquero esloveno. Un partido trabado en el mediocampo. El conjunto inglés no pudo correr. Tampoco el Atlético. El Chelsea paró con falta cualquier intento de salida a la contra, sobre todo, las veces que Llorente pretendía arrancar por el sector derecho.

Olivier Giroud rompió el juego con gol de chilena al minuto 68. Fuente: Cadena3

Tuchel y Simeone agitan la pizarra

El guión fue el mismo hasta la jugada clave que llegó en el minuto 68 con el impresionante remate de Giroud. El juez de línea señaló fuera de juego pero el VAR revisó la acción y ratificó el tanto después de varios minutos de vacilación. Al final, fue Hermoso quien tocó el balón antes de que rematara el jugador francés. Punto para el VAR. El plan de Simeone se cayó a pedazos. Lo cierto es que el conjunto de Tuchel no había creado ocasiones ni asechado el área rojiblanca con claridad.

El 0-1 provocó que el Atlético tuviera que abrirse y buscar el empate. El ‘Cholo’ movió piezas a falta de diez minutos en busca de algún gol. El conjunto madrileño buscó la igualada, pero Tuchel impuso su seriedad defensiva, pasando del 3-4-1-2 a un clásico 4-4-2 sin referencias en ataque, colocando jugadores muy bien dotados técnicamente para defender con balón. Kanté por Mount; Ziyech por Kovacic y James por Hudson-Odoi, cambios para manejar el resultado y replegarse los últimos 25 minutos. Al final, Tuchel también terminó metiendo una línea de 6 en su esquema, con seis mediocampistas (Ziyech y Havertz flotando como media punta por delante de Kanté y Jorginho).

 

El golazo del francés, validado por el VAR, trastocó los planes de Simeone y le dio ventaja a Chelsea para la vuelta en Inglaterra.

¿Atlético hubiera tenido opciones de ganar abriéndose más? Sí. Pero Werner, Mount y Hudson-Odoi, mortales a la contra, hubieran podido correr y eso no lo vimos. Pudimos ver un 2-1, pero también el 1-2. Y eso Simeone no lo quería. Por eso se apegó al objetivo y sigue vivo para la vuelta, el 17 de marzo en Stamford Bridge.

Luis Guifarro

Sobre el Autor

Luis Guifarro

Estudiante de Periodismo • 2000 • Honduras | «Ponerle emoción a las cosas que hacemos es ponerle vida, hacerlas mejor. Porque la pasión, a largo plazo, resulta siempre eficaz.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: