Seleccionar página

¿Qué le está pasando a Leo Messi?

¿Qué le está pasando a Leo Messi?

Durante más de una década Messi nos ha acostumbrado a convivir con la perfección. Ahora que quizás estemos viendo su versión más terrenal, la idea es analizar su forma reciente desde una perspectiva meramente futbolística.

Lionel Messi desencajado. El argentino vive uno de los momentos más incómodos de su carrera en Barcelona. Fuente: THE STAR

A lo largo de su carrera profesional, Messi ha compartido con jugadores excepcionales y grandísimos entrenadores. Figuras de peso que han tenido un impacto importante en el pasado reciente de este deporte. Sin embargo, Leo siempre ha sabido mantener la virtud de la constancia para incidir distinguidamente en el desarrollo de todos esos procesos.

Para entrar de lleno en este tema, primero hay que entender el contexto de la situación que atraviesa actualmente el astro argentino y, es que me parece fundamental tener en consideración el desgaste mental que acarrea desde el principio de la temporada actual, cuando su frustrada salida del club provocó una evidente sensación de incomodidad. Un factor que hasta ahora parece estar afectando al rendimiento de ‘La Pulga’ cuando viste la camisa azulgrana. Dejando claro eso, enfoquémonos en lo que nos interesa: Las cuestiones estríctamente futbolísticas. Aquí surge una pregunta que muchos nos hemos estado haciendo, ¿por qué Leo Messi está haciendo pocos goles?

En junio, Messi cumplió 33 años y está ante una de las tantas reconversiones que realizó en una cancha durante todos estos años. Desde la última temporada con Luis Enrique (2016-17), Messi abandonó definitivamente el extremo derecho y su hábitat poco a poco pasó a ser la posición de interior izquierdo. Esto debido a que, tanto en la Selección Argentina como en Barcelona, encontrarlo en campo contrario para que reciba con ventaja comenzó a ser una completa odisea. Entonces entendió que su trabajo ofensivo debía estar en las zonas centrales del campo, asistiendo mucho más a sus compañeros.

Pero hay un aspecto que ha hecho que el ’10’ tape o esconda el desatino colectivo de los equipos donde jugaba, y eso es que hasta ahora no había dejado de ser letal de cara a portería. Messi ya ha disputado 15 partidos de la temporada 2020-21 (11 en Barcelona y 4 en Argentina), registrando 7 goles y 6 de ellos desde el punto penal. Más allá de esas estadísticas cuantitativas, lo que llama la atención es que esté teniendo errores individuales puntuales, impropios de él. Regates, pases, controles, etc. Hoy está errando acciones que antes difícilmente ocurría.

Tanto en la Barcelona como en la Selección, queda claro que precisa asociarse y juntarse para estar más cómodo. Hoy Messi necesita más al equipo que el equipo a Messi. Por eso será habitual verlo descender para orquestar los ataques de sus equipos. Esos retrocesos generan desatenciones en los rivales, y sus compañeros deben aprovecharlas. Lo primordial es que hoy el colectivo le responda, porque se encuentra más lejos de la zona donde es mas peligroso y eficaz.

La nueva faceta de Messi en el reciente duelo contra Atlético de Madrid por LaLiga.

Simeone planteó un partido donde la única vía de ataque que permitía eran las bandas. Todo intento por la zona central era neutralizado con facilidad. Yannick Carrasco como lateral izquierdo en la línea de 5 auxiliaba a Hermoso para ejercer superioridad numérica en defensa contra Dembele y daba profundidad en ataque.

En Argentina, sus compañeros supieron aprovechar las desatenciones de los rivales producto de sus descensos al mediocampo.

Esta es la acción del segundo gol de ‘La Albiceleste’ (Lautaro Martínez – Asist: Leandro Paredes) contra Perú por la fecha 4 de las Eliminatorias.
Tendremos que estar atentos a como evoluciona esta nueva reconversión de Leo Messi, puede que estemos a punto de presenciar la mayor contribución de juego en su carrera, aunque sacrifique su cuota goleadora o el comienzo de la curva descendiente de su rendimiento.

Sobre el Autor

Luis Guifarro

Estudiante de Periodismo • 2000 • Honduras | «Ponerle emoción a las cosas que hacemos es ponerle vida, hacerlas mejor. Porque la pasión, a largo plazo, resulta siempre eficaz.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: