Seleccionar página

Messi volvió a sonreír y a ser el mejor con Barcelona ante el Athletic

Messi volvió a sonreír y a ser el mejor con Barcelona ante el Athletic

La mejor versión de Messi volvió a mostrarse este miércoles en San Mamés. Messi marcó un doblete y jugó uno de sus mejores partidos en el último año en la victoria 2-3 del Barça al Athletic de Bilbao.

Da la sensación de que a Messi le ha cambiado la cara con el pasar de las semanas desde aquel Burofax donde notificó que se quería ir del Barça.

En un principio, veíamos que estaba fastidiado, que no compaginaba con sus compañeros, y que estaba en un lugar donde no quería estar.

Muchos lo veían como un “mercenario” por querer irse, le cayeron una montaña de críticas, Bartomeu y la dirigencia conspiraron en contra de él. Muchas cosas negativas juntas cargaron al argentino.

Sin embargo, con el pasar del tiempo, algunos de estos problemas se fueron suavizando. Bartomeu renunció, las elecciones se iba acercando, la gente lo iba respaldando a Messi.

Antes de culminar 2020, vimos la entrevista que Jordi Évole le hizo, donde Messi mostró su motivación y enfoque en Barcelona, y que su futuro, hasta ahora, estaba en Cataluña.

Poco a poco, se fue soltando. A pesar de que los resultados no lo acompañaban mucho, sus actuaciones empezaron a ser más notables. Era el único que, en ataque, proponía y desequilibraba en el equipo.

Esto lo pudimos notar en el último partido de Champions ante la Juve, Si bien perdieron 0-3, Messi hizo de todo para descontar y, de los 7 tiros al arco que remataron los blaugranas, todos los hizo el rosarino.

Este 2021, Messi no lo pudo arrancar de la mejor forma. El pasado domingo en LaLiga, asistió a De Jong en el único tanto del partido para vencer al Huesca, este miércoles, dio un recital.

En terreno Vasco, los de Koeman iniciaron perdiendo por un gol de Williams a los 2 minutos. Sin embargo, el equipo visitante encontró su buena versión tras el gol.

Hubo varias ocasiones durante estos primeros minutos, pero el empate vendría al 14″, desde los pies de Messi. El argentino tiró una pelota larga a De Jong, que, a pesar de que parecía que salía, se sacrificó y logró meter el centro, que Pedri, la joya canaria, definió.

Este último también protagonizaría el segundo gol. Al 32″ asistió a Messi a la perfección con un pase de taco para poner el 1-2. Estos dos están conectándose cada vez más, y en un futuro, seguirán formando una dupla imparable.

El canario transmite serenidad en la cancha. No se apresura, como lo hizo en el segundo gol, controla los tiempos y su visión de juego es muy buena. Hoy, el es el motor ofensivo del barca, siempre y cuando Koeman lo ponga en su posición natural, lo que en ocasiones, no ha hecho.

Volviendo al desarrollo de Messi, se movió con libertad en este encuentro y creó peligro a placer frene a la defensa del Bilbao. Su segundo vendría al 60″ tras un pase corto de Griezmann, remató a bocajarro contra el portero rival, y después de pegar en el travesaño, firmó su gol.

Se quedó a las puertas del Hat-trick, de no ser por las más de tres veces que le pegó al palo. Además, le anularon uno al 53″ por un fuera de juego muy finito.

Su excelente actuación no podía ser tampoco perfecta, ya que a raíz de una pérdida de él, el Athletic descontó al 89″. Lo que podemos destacar, es la forma en la que Messi tira hacia adelanta tras cometer ese error. Llegó hasta el córner rival con esa “bronca”, y muestra la motivación que sigue teniendo.

Este miércoles, Messi y el Barcelona volvieron a sonreír. Se volvió a ver al mejor Messi. Al que se divierte en el campo, que maneja el andar del equipo. Incluso volvió a la pelea por el pichichi, empatado a Suarez en la punta con 9 goles.

Si a Messi lo vemos como este día el resto de la temporada, el futuro del Barcelona puede ser muy distinto.

José Ramos – @Giros360Sports

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: