Seleccionar página

Los equipos de Klopp nunca se mantienen.

Los equipos de Klopp nunca se mantienen.

Hoy vamos a hablar de un gran entrenador, que a la misma vez, no es capaz de mantener en un alto nivel a los equipos por donde pasa. Este es Jürgen Klopp.

Jürgen Klopp. Fuente: Fox Sports.

El Dortmund de Klopp

A principios de la presente década, el Borussia Dortmund de Jürgen Klopp, se convirtió en más que una alternativa al Bayern Münich en Alemania. De la mano del extécnico del Mainz 05, el BVB logró conquistar dos Bundesligas consecutivas, en la 2010/11 y la 2011/12, la última de ellas aderezada además con una DFB Pokal para completar un maravilloso doblete.

Jugadores a destacar en ese Dortmund

En aquel equipo destacaban jugadores de la talla de Robert Lewandowski, Mats Hümmels, Mario Götze, Marco Reus o Ilkay Gündogan, una columna vertebral que a base de jugar juntos se convirtió en un equipo muy a tener en cuenta.

Llegada a la élite de Europa

Tras esas dos temporadas de asentamiento en la élite, Borussia Dortmund también consiguió dar ese salto de calidad y competitividad en Europa, y es que en la siguiente temporada, la 2012/13, se plantó en la final de la Champions League tras eliminar al Real Madrid en semifinales. Allí esperaba el Bayern Múnich, un rival al que conocían de sobra.

Con Mario Götze lesionado, y sabiendo desde hace días que a partir de la siguiente temporada jugaría precisamente en el Bayern Múnich, el conjunto liderado desde la banda por Jürgen Klopp estaba dispuesto a entrar en la historia conquistando la ‘Orejona’.

Pero la historia y el conjunto bávaro le dijeron que no. De una manera cruel además. Mario Mandzukic adelantó al Bayern Múnich en el minuto 60, aunque poco después Gündogan igualaría la contienda desde el punto de penalti, una pena máxima cometida sobre Marco Reus

Con el empate a uno en el marcador, todo parecía abocado a la prórroga, pero Arjen Robben, en el último minuto del tiempo reglamentario, batió a Weidenfeller para darle la Champions League al gigante alemán.

Después de esta final, el Borussia Dortmund triunfador acabaría desmantelado, en gran parte por el propio Bayern Múnich, que acabaría fichando a Mario Götze, Robert Lewandowski y Mats Hümmels. Marco Reus, además, fue castigado por las contínuas lesiones, Ilkay Gündogan recalaría en el Manchester City y otros hombres importantes como Blaszczykowski, Subotic o Grosskreutz también dejarían el equipo. Incluido el mismo Klopp que pasó a dirigir al Liverpool.

Klopp con el Dortmund. Fuente: Bundesliga.

El Liverpool de Klopp

En la 2015-16, su primera temporada como entrenador del Liverpool, los números eran muy diferentes: un 44,2% de victorias y octavos en el campeonato liguero. Aunque llevó a los suyos a la final de Europa League, donde perdería frente al Sevilla de Emery (1-3), y a la de la Copa de la Liga (Carabao Cup), en la que serían superados por el Manchester City en penaltis tras empatar (1-1) al final del tiempo reglamentario.

Primeros brotes verdes

la campaña 2016-17, las señas de identidad del Liverpool de Klopp se hacen cada vez más reconocibles. “Wenger ama tener el balón y hacer muchos pases. Es una orquesta, pero es una canción silenciosa. A mí me gusta el Heavy Metal, a mí me gusta el ruido”. Estas palabras del propio Jurgen al Daily Mail en su época en Dortmund definen su manera de entender el fútbol. Intensidad, ritmo alto, energía. Presión en campo contrario, robar y a correr.

‘Gegenpressing’

El alemán es un enamorado del ‘gegenpressing’ y sus equipos no se entienden sin él. Si bien no quiere orquestas, su equipo debe funcionar al unísono como si lo fuera. En una defensa tan ofensiva como la que proponen los equipos de Klopp, las medias tintas no computan. Por eso, jugadores como Matip, Milner, Henderson (no estuvo en su primer once, pero lleva en el ‘Pool’ desde 2011), Mané, Wijnaldum o un Firmino que se ha convertido en el rey de los intangibles, son fundamentales para comenzar a edificar.

Sadio Mané celebrando. Fuente: Diario As.

Se veía la luz a final del puente

La 2017-18 estuvo marcada por el mercado de fichajes. Si en verano llegaban Andrew Robertson (9 millones procedente del Hull City), ahora dueño del lateral izquierdo, Alex Oxlade-Chamberlain, uno de los pulmones del rocoso centro del campo red, (38 millones desde el Arsenal) y ‘Mo’Salah (42 millones desde Roma), emperador de la ciudad desde su llegada.Sin embargo, la pieza clave del puzzle (defensivo) llegaba el día de Año Nuevo de 2018. Virgil Van Dijk, defensa más caro del momento (84,65 millones procedente del Southampton), aportaba la solidez atrás, que permitía a los hombres de Klopp pelear de tú a tú con quien se pusiese por delante. Mientras que en el torneo doméstico no consiguieron más que repetir el cuarto puesto del año anterior, penalizados por un irregular devenir fuera de casa (en Anfield acabaron invictos), en Champions dieron un golpe encima de la mesa plantándose en la final contra el Real Madrid.

Jürgen Klopp champions 2018-2019. Fuente: Football 365.El entrenador alemán llegaba a una final europea de nuevo, con el debe de haber perdido las dos anteriores (la mencionada Europa League y la final de Champions 2012-13 con el Dortmund frente al Bayern Múnich). La final de Kiev será siempre recordada como la de Gareth Bale – tremendo doblete- y como la de Loris Karius – tremendos regalos en el primer (Benzema) y en tercer gol (Bale) blanco. El resultado final fue de 3-1 para los de Zidane y los ingleses sintieron que el factor portería fue clave para la no consecución del título. Así como fue la temporada de la explosión de Salah con sus 44 goles anotados y el trofeo de mejor jugador del año en la Premier League.

La llegada a la cima

Así llegamos al siguiente periodo estival. En la 2018-19, la banda de Kloppo añadió a sus últimos miembros. Fabinho (45 millones, desde Mónaco) y Naby Keita (60 millones, procedente del Red Bull Leipzig) dotaban de más músculo al centro del campo para que ese ‘gegenpressing’ no decayese; Xherdan Shaqiri (14,7 millones desde Stoke-on-Trent) reforzaba el frente de ataque para dar respiro al trio estelar; y la guinda del pastel llegaba desde Roma, previo pago de 62,5 millones de euros: Allison Becker aterrizaba en el John Lennon para que el episodio Karius quedase en el olvido.

Ahora que la banda de Heavy Metal de Klopp, estaba formada, sólo quedaba recoger los frutos que se llevaban sembrando desde su llegada. En pocos escenarios una temporada de 97 puntos no acabaría en premio. La tercera mejor campaña de la historia del fútbol inglés fue superada por la segunda y las 98 unidades sumadas por el City (el propio equipo de Pep tiene el récord con 100 en la 2017-18). Un empate del Liverpool contra el Everton en la jornada 29 le bajaría del cajón superior del podio y ni los unos ni los otros fallarían de ahí al final de la temporada.

La champions tan deseada

La Liga de Campeones 2018-19 será siempre recordada por la hazaña red en la vuelta de semifinales frente al Barça, al remontar el 3-0 que traían los de Valverde del Camp Nou.

En su presentación como técnico del Pool se calificaba a sí mismo como “the normal one”, mostrando el humor que le caracteriza. Cuatro años después, su maldición con las competiciones europeas ha sido enterrada con trabajo y personalidad: “Así es como entiendo la suerte: si trabajas (para ganar un título), llegará un día u otro”, como bien declaraba exultante el alemán tras ganar la Champions League.

La plantilla del Liverpool levantando la champions 2019. Fuente: Mundo Deportivo.

La Temporada 2020-2021

En la presente temporada, el Liverpool ya no es el mismo, aún no podemos hablar de lo que vaya a pasar en la Champions y su encuentro de octavos contra el Leipzig. De lo que sí podemos hablar, es de la pobre campaña que está haciendo el Liverpool en la Premier League, aunque son primeros, no podemos decir que el Liverpool está jugando bien, y lo podemos ver con un claro ejemplo, de los últimos 6 partidos, es decir, de 18 puntos solo ha ganado 2 partidos, es decir, 6 puntos, ha empatado 3 partidos, 3 puntos y ha perdido 1, contra el Southampton del día de ayer, 04-01-2021. De 18 puntos, solo ha conseguido 9, la mitad. La verdad que no está en su mejor momento, pero lo importante es que son primeros, en general la Premier League no está del todo bien.

Esto es lo que siempre le pasa a los equipos de Klopp, y sinceramente, esto no tiene ninguna explicación científica, ni nada por el estilo.

Adrián Figueiras.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: